Nuestros orígenes, herencia de Bodegas Osborne

En Bodegas Osborne llevamos más de dos siglos elaborando vino, acumulando sabiduría, experiencia y pasión por una tierra que nos lo ha dado todo.

Nuestra misión es clara: poner nuestra experiencia enológica al servicio de unos vinos de alta calidad y asequibles para todos los bolsillos.

Bodega y viñedos

Los viñedos de Solaz son un regalo de la naturaleza.

Están ubicados en el municipio de Malpica del Tajo (Toledo), dentro de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Vinos de la Tierra de Castilla.

La fortuna ha querido que aquí se den cita todos los factores que favorecen la práctica de la viticultura.

Dos cordilleras, Montes de Toledo y Sierra de Gredos, y el río Tajo definen el paisaje de la finca, ubicada a 500 metros sobre el nivel del mar. El río aporta agua pura de deshielo y suelos de caliza y arcilla ricos en minerales, en lo que eran las antiguas terrazas del río. El sol domina la mayor parte del año y las noches se caracterizan por las bajas temperaturas, creando el microclima ideal para el cultivo de la vid.

Se cultivan diferentes tipos de uva: desde varietales autóctonas de España como Tempranillo hasta varietales internacionales como Cabernet Sauvignon o Merlot.

Calidad en la elaboración de Solaz

En el proceso de elaboración del vino nada queda al azar. Con esta idea, hemos perfeccionado nuestros vinos de Solaz hasta convertirlos en un referente.

Cada paso del proceso está rigurosamente controlado por la tecnología informática en nuestras instalaciones de alta capacidad.

Mapas de trazabilidad detallados monitorizan nuestros controles de calidad.

Disponemos de los certificados ISO 9001, IFS (International Food Standard) y BRC (British Retail Consortium).

Minimizamos nuestro impacto medioambiental con una gestión sostenible de nuestros viñedos, certificada por la norma ISO 1400.

Solaz: una gama de vinos fáciles de beber para disfrutar cada día, con una inmejorable relación calidad-precio.

Solaz significa, placer, esparcimiento, relajación… Un nombre perfecto para nuestros vinos, pensados para disfrutarse en el día a día, para hacer grande lo cotidiano. Una declaración de principios basada en la experiencia y la pasión por las cosas bien hechas.